"Imaginación, dibujo y color, se unen en una técnica mixta, para dar veracidad a una pintura de gran belleza artística, que tiene una fina tendencia de fijación, en la gama cromática, que permite a la pintora obtener una conjunción de tonos, que alimentan con precisión el lienzo, que lleva, asumido, el contenido de un mensaje, que nos acerca a esa expresividad que trasluce una polifonía del tema central y la luz que transpira el entorno, donde manda la nitidez de la atmósfera y las tonalidades cambiantes en cada  lienzo.

Rosa Mª sabe profundizar, con sorprende sensibilidad, los juegos de realidad y ficción, que acompaña con el don que le permite llegar a esa sorprendente pintura, nada convencional y si muy impactante, fruto del esfuerzo y la investigación, unido a la introspección, la variación del contenido sentimental. Los colores que utiliza, son una concepción básica, que dan fuerza, a la vez, a la variedad el matiz, que ella impone, en su infinita capacidad de dominio y generosidad, difusora y engendradora de luz y manifestación, que buscan la consistencia en los primeros planos, que tienden a la representación de la humanidad personalizada.

La belleza de esta pintura, es un motor existencial, que osaríamos decir descompone el Arco Iris, para llegar a tonos concisos de alta fidelidad, que nos lanza a una nueva dimensión del  arte como tal."

 

José Luís Ponce y Guitart

del libro “Grandes artistas de hoy”

 de Ediciones Ecuador (2010)

 

 

Rosa Mª Gallego y La Mujer com Alma Máter 

 

"Una constante en la representación pictórica a lo largo del tiempo ha sido sin duda la figura femenina.

Dicha imagen se nos ha mostrado de muy diversas maneras aunque bien es cierto que la mujer como figura principal base de un cosmos armónico en el que ejerce de guía, centro de orden y consuelo, es bien patente.

 

Rosa Mª Gallego se hace eco de ese gusto por plasmar dicho símbolo, tomando para sí cierta parte de la conceptualización y temáticas utilizadas al respecto anteriormente para dirigir y crear su propia “Alma Máter”, su centro plástico universal.

 

Consuelo, duelo, cielo.... sustantivizan el lienzo engranando un gran segmento de su trabajo como si de una composición multielemental se tratara. Podemos indicar que nos encontramos ante toda una agrupación de obra encaminada a mostrar el amplio campo que supone la femineidad del ser dentro de valores o sentimientos positivos o negativos aunque siempre englobados en la pureza del alma y su interpretación más limpia, decorosa, incluso casta.

 

El sentido humildemente humano impregna cada tela dotando a la misma de una destacable sensibilidad representativa acrecentada por lo tenue de la utilización tonal y la conjunción de ello con la plasmación de un ambiente casi místico pero bien diferenciado de todo lo que suponga algo onírico.

 

Desgranando todo su desarrollo artístico, su linealidad, podemos atribuir el concepto genérico a una llamada, una clara necesidad que la autora recibe y que le hace plasmar únicamente la pureza, la armonía del ser, su deambular por una fantasía calificativa en la que el rechazo a lo vano y el posicionamiento contrario ante lo matérico, ante el degradamiento de la actualidad social y lo incongruente del mundo que vivimos, es bien patente.

 

Una belleza simplista, sin adornos que pudieran entorpecer el desarrollo visual del trabajo se nos presenta al tiempo que la fragilidad en las figuras hacen que cada obra este dotada de una valía especial y conforme una singular apuesta de Gallego por la sensibilización de un público a veces reacio ante el mero ensamble compositivo que supone conjugar belleza, alma y ser.

 

En resumen, todo un canto de respeto y alabanza a la mujer, a su papel en la sociedad a lo largo de siglos, y a su carácter no terrenal."

 

 

 

                                                                                                                                Francisco Arroyo Ceballos

                                                                                                                 De la Asoc. Española de Críticos de Arte AECA

 

 

 

 

"Pone en juego Rosa Mª Gallego la luz como recurso espectacular, y con ella monta una escenografía real, brillante, resolutiva. Puro impulso, fuerza expresada a través de una pincelada plena de vida y soltura, que cada vez es más acentuada en su obra, avanzando hacia la captación rauda, pura impresión, como un guiño constante de luminosidad. Y no solo alcanza a transmitir certeras sensaciones físicas, sino que la experiencia va más allá internádose en el campo de la intuición, de lo anímico, logrando así el espectador a fluctuar interiormente con la obra, como si de una comunicación se tratara.

 

Su pasión por la pintura es un canto hacia la poesía a través de una personalidad y una voz inconfundible."

 

Salocín, L -Críticode Arte (Gal-Art diccionario de Arte 2012-2013)

 

 

 

"Sin duda la obra de Rosa Mª Gallego va encaminada a expresar serenidad y sosiego y así lo demuestra en esta selección de pinturas que ha escogido para la presente muestra colectiva. Su temática se centra en la figura dándole una personalidad indiscutible a la vez que mística. Empleando la técnica del óleo, la arista desarrolla una obra creativa, con mensaje, fruto de la investigación y con un innato sentido poético por el color, es lo que uno, a primera vista, se puede apreciar cuando observa sus pinturas, marcadas por una elegante composición."

 

J. Portella -Crítico de Arte-

Exposición: "Entre luces y sombras" Galería Esart junio 2012.

 

 

 

 

"La figura humana con pose hierática en un ambiente onírico, es el signo distintivo de la obra de Rosa María Gallego. Figuras humanas que posan de frente y mirando al espectador con rasgos solemnes, serenos y tranquilos, imágenes que aparecen mudas e inexpresivas pero que al mismo tiempo nos transmiten lo que piensan solamente con su actitud y mirada.

 

Los colores suaves y los tonos clientes, refuerzan aún más si cabe la impertubabilidad de estos retratos humanos haciéndonos captar en cada momento la inspiración de la artista para cada lienzo en concreto, con sensaciones de tranquilidad, relajación y entereza que fluyen a través de su exquisito trazo. Personajes con actitudes y gestualidades rígidas marcan un estilo muy personalísimo, identificándose claramente con su autora. Los rostros de la spersonas están casi siempre situados dentro una posición circular y en una simet´ria proporcionada en búsqueda donstante de una disposición espacial perfecta, logrando conjugar narrativa, armonía y belleza en una misma creación artística."

 

Joan Mañé Fort -Licenciado en Geografía e Historia y Crítico de Arte

"Universal Art" de Editorial Olveras  2017